Coge mi mano y no mires atrás

Coge mi mano fuertemente y marchémonos,
dejémoslos plantados en la mesa,
subámonos a un vehículo que nos lleve a cualquier parte,
qué más da, lo que importa es que hayamos escapado.

No mires hacia atrás que el pasado es de cobardes,
ni de reojo, ni por asomo,
tu presente y corazón están aquí mismo junto a mí,
sentados contemplándote como cuando te conocieron.

Amémonos efímeramente porque mañana puede que nos hayamos separado.
¿Qué importa eso? O tú o yo tarde o temprano cambiaremos,
mostraremos el monstruo que llevamos en nuestro interior y no habrá lugar al que huir.
Lo único que podemos hacer es aceptarlo y seguir nuestro camino como hasta ahora.

Pero no te atrevas a mirar hacia atrás porque ya nos lo advirtieron: “Seguid por el camino hasta cruzar la puerta de los infiernos”. Solo ahí, quizá en ese punto, podamos encontrarnos y vernos como lo que somos: dos demonios salidos del mismo averno.
Pero ahora hazme caso, coge mi mano y siéntela latir por ti ya que puede que mañana cuando despiertes… Yo me haya marchado.

Todos los derechos reservados. Copyright 2018.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.